top of page

¿Cómo ser una Empresa B?


Todas las personas podemos reconocer los desafíos que representan los tiempos que nos tocaron vivir. Y aunque en esta nota no analizaremos las razones de las guerras o conflictos como el de Israel y Gaza, o sin irnos tan lejos, de los conflictos que se viven dentro de nuestro propio país, lo cierto es que todos estos problemas son causados por personas como tu y como yo, que muchas veces no es que seamos personas activas en su desarrollo, pero con nuestra indiferencia también somos copartícipes.


Sin embargo, hay cada vez más quienes lejos de la apatía, buscan desde sus múltiples esferas de acción reducir los impactos negativos y por tanto propiciar la regeneración. Es común pensarnos como seres que somos o nos comportamos diferente de acuerdo con el lugar en donde nos toque desenvolvernos. Sin embargo, no conformes con esto hay personas que buscan la manera de tener cierta congruencia entre lo que piensan y lo que hacen.


Gobierno, empresas, academia y sector social son el motor no sólo económico, sino el lugar dónde millones de personas pasan gran parte del tiempo de sus vidas. Es por ello que en los últimos 10 años ha tomado fuerza un movimiento de personas que consideran que para alcanzar su plenitud, deben transformar aquellos espacios en donde trabajan, no sólo para reducir los impactos negativos, sino para transformar positivamente al mundo.


Las empresas representan el vehículo de mayor generación de riqueza en el que se basa nuestro actual sistema económico. Sin embargo, es también importante reconocer que los efectos colaterales de un modelo que busca rendimientos financieros ilimitados, en un contexto en donde los insumos y recursos no lo son, ha provocado efectos negativos muchas veces devastadores. Es imposible concebir crecimiento económico sin límites, cuando los recursos naturales, o inclusive el tiempo o salud de las personas que los elaboran tienen un límite.


Con antecedentes que vienen desde la economía social y solidaria, pasando por el cooperativismo, hasta llegar a la responsabilidad social, cada vez más empresas reconocen el triple impacto; uno que no sólo puede ser medido con la regla del rendimiento económico, sino que también debe balancearse con el retorno social y medio ambiental.


La Responsabilidad Social Empresarial ha tomado cada vez más auge en México y el mundo; sin embargo este triple impacto tendrá una dimensión e importancia secundaria con respecto a la importancia que le den sus accionistas al retorno financiero. Las empresas con propósito buscan aportar una propuesta en la que el triple impacto sea integrado en el modelo de negocios, de tal manera que la dimensión social y medio ambiental tenga la misma importancia que la económica.


Llamadas empresas sociales, de triple impacto o con propósito, estas empresas integran las tres dimensiones dentro del modelo de negocio al trabajar con poblaciones vulnerables integrándolas como proveedoras, empleadas o clientes. Desde empresas que deciden comprar sus productos a artesanas y artesanos como Someone Somewhere, o que prefieren contratar a personas que estuvieron en abandono social como Pixza, o que tienen a personas en situación de pobreza como clientes como Iluméxico; lo cierto es que son empresas que están rompiendo paradigmas.


En la búsqueda por la proliferación de este tipo de emprendimientos, en 2006 la organización de origen estadounidense B Lab creó la primera certificación llamada B Corp. Con la idea de que una nueva economía era posible con la culminación de la era en la que las empresas debían hacer todo por complacer solamente a sus accionistas, sino que debían velar por el beneficio de todos los demás grupos de interés.


Logo de Sistema B
Sistema B

Con una adaptación Latinoamericana de más de mil empresas certificadas, este llamado movimiento de Empresas B tiene presencia en 90 países a través de más de 7 mil compañías de 161 industrias diferentes. Con la apertura del capítulo Mexicano en 2016, al día de hoy existen más de 100 Empresas B que, anualmente, facturan más de 740 millones de dólares y que agrupan a más de mil colaboradores.


Con el cada vez mayor interés de las Empresas B en México, el próximo 25 al 27 de octubre se estará llevando a cabo el Encuentro +B en la ciudad de Monterrey, Nuevo León. El objetivo es detonar un movimiento de este tipo de empresas en México y en el norte del país.






Escucha a Javier Herrero, Director Ejecutivo de Sistema B México (8 minutos aprox)



Entérate de los detalles del evento y revisa la Agenda


Tags:

42 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page